martes, 15 de mayo de 2018

Cielo verde

          El cielo se partió y, ante sus ojos, pasó un rayo de luz que le hizo desviar la mirada hacia las nubes. Él, atónito, detuvo sus pasos y reprimió sus parpadeos para observar aquel inaudito suceso. Los pensamientos que recorrían su cerebro antes de aquel acontecimiento se desvanecieron para dejar paso a unos que le permitieran asimilar qué estaba ocurriendo.

lunes, 23 de abril de 2018

23 de abril


          La princesa no tenía ni idea de qué hacer ante aquella situación imprevista. El dragón estaba muerto tal y como decía la historia, pero, en vez de un héroe salvador, había tres: Jordi, Jorge y George. La sangre del lagarto gigante todavía no había florecido cuando los tres se acercaron corriendo a la joven. 


          —¡Princesa! ¿Estáis bien? —Jordi se adelantó antes de que los otros dos pudieran mediar palabra.


          —¡Anda, pero si habla español y todo! —dijo sorprendido Jorge, quien de repente dejó de prestarle atención a la mujer a la que acababa de rescatar.

miércoles, 21 de marzo de 2018

¿Por qué bailamos cuando nos aguantamos?

         Había algo en él que no me convencía. No estaba seguro de qué era, pero no me gustaba; me daba mala espina. Su movimiento de caderas, su sonrisa, su forma de colocarse el flequillo en su sitio... algo fallaba. Tenía la sensación de que me estaba mintiendo, y eso no me gustaba nada. Bueno, no me mentía a mí directamente, porque en realidad yo no estaba con él, sino con mi chica, también bailando. 

jueves, 1 de febrero de 2018

Modorra



          Todo estaba oscuro, mi vista no alcanzaba a ver el final de la habitación. No sabía dónde estaba ni cómo había llegado allí. Tampoco recordaba qué era lo último que había hecho. Simplemente en algún momento dejé de hacer lo que estaba haciendo y aparecí allí: en una silla incómoda y atado de pies y manos.

miércoles, 24 de enero de 2018

Colón, no te cueles

          Corría el año 1491, corría tan rápido que, de hecho, pasó como un rayo y de golpe y porrazo era 1492. Colón se guardaba la cola, que no el colón, de nuevo en sus pantalones y se colocó frente al espejo. Al mirarse se dio cuenta de había escondido la cabeza de tortuga antes de tiempo.

miércoles, 17 de enero de 2018

¿Sí? (Parte 2)

          Al ver que cogía el teléfono, la mujer que apoyaba sus posaderas sobre mis rodillas se cerró la bata con furia y cruzó los brazos. Por su parte, la llamadora no medió palabra.

          —Melinda, ¿estás ahí?

          Mi anfitriona, incrédula, se llevó las manos a la cabeza y resopló mientras se levantaba. Mientras el dolor de mi tobillo desaparecía al aligerarse la carga que reposaba sobre él, no pude evitar pensar que no la culpaba por indignarse. 

          Finalmente, mi interlocutora telefónica decidió pronunciarse:

miércoles, 10 de enero de 2018

¿Sí? (Parte 1)



          El ambiente del bar era tan espeso que no había forma humanamente posible de saber si habías emparejado correctamente tus calcetines. Yo, definitivamente, no lo sabía. Estaba sentado en uno de esos incomodísimos taburetes que parecen más hechos para ahuyentar a los clientes que para hacer que consuman. Mi cabeza reposaba sobre la palma de mi mano derecha, y el brazo de ese mismo lado descansaba sobre la barra. En mi otra mano bailaba mi tercer penúltimo orujo y en mi cabeza hacía lo mismo la idea de volver a llamarla.